Image Alt

Fundadores

Inocência Manoel

Alexandre Nascimento Manoel

La Historia de Inoar

Inoar fue registrada oficialmente en octubre de 2008. Pero mucho antes de eso Inocência Manoel y Alexandre Nascimento, madre e hijo, trabajaban en el mercado de cosméticos.

Inocência Manoel, segunda hija de Thomaz Manoel y Elza Brasil do Nascimento, trabajó por años como peluquería y luego fue propietaria de salón de belleza. Desde muy joven dedicaba buena parte de su tiempo en la búsqueda de nuevos productos y ella misma formulaba tratamientos que alcanzaban el mayor grado de eficacia, seguridad y desempeño. Por eso, se conoció como Alquimista de los Cabellos.

Alexandre Nascimento cursó Medicina, pero siempre estuvo ligado al área de ventas. Representó marcas de cosméticos internacionales desde su adolescencia y llegó a ser líder de ventas por internet.

Juntos ellos tenían acceso a productos de las más variadas marcas y entendían el mercado como nadie. Pero no había todavía un producto que los representase.

A principios de los años 2000, había varios tratamientos para reducción de volumen, como por ejemplo el Tratamiento Japonés. Eran caros y accesibles a pocos, y los resultados no eran naturales. Por eso, Inocência Manoel formulaba ella misma productos que usaba en su salón. Los resultados eran muy naturales, y también tenían éxito entre los profesionales.

A partir de 2006, Alexandre representaba marcas internacionales en Brasil, lo que vendría a abrir puertas entre los profesionales hasta que a principios de 2007, Inocência alcanzó la fórmula que dio origen a la marca. Más suave y con un nuevo protocolo de uso, ofrecía movimiento a los cabellos, era menos agresivo y trataba los hilos antes, durante y después de reducir el volumen, ofreciendo más seguridad a los peluqueros y clientes.

Entonces surge el Tratamiento Marroquí. Y, con el, la marca Inoar, bautizada por Alexandre Nascimento.

La antigua Inô Peluquería, salón ubicado en un barrio del Morumbi, en São Paulo, se convierte en punto de peluqueros en busca de cursos e informaciones sobre esta fórmula más accesible y suave de reducción de volumen. Allí los profesionales se encantaban con el producto y los protocolos de aplicación de Inocência Manoel, que mezclaba queratina líquida con aceites de tratamiento para un resultado seguro en los cabellos.

El éxito fue tan grande, y los pedidos eran tantos, que la fabricación artesanal ya no era suficiente.

El hijo hacía las ventas y marcaba los entrenamientos para la madre. Fue de esa combinación que nació Inoar y, para acompañar el ritmo intenso de una empresa que crecía rápidamente, el 19/9/2008 se lanzó el primer sitio de Inoar.

Desde su origen, Inoar crea y produce decenas de líneas para el tratamiento de todos los tipos de cabello. Cuenta con el talento y la creación de Inocência Manoel, que siempre estuvo involucrada en el desarrollo de nuevos productos, Marketing y Comunicación, y la gestión empresarial de Alexandre Nascimento.

La marca fue también la primera traer a Brasil el aceite de Argan, otro líder de ventas por aquí, y pasa a ser presencia marcada en las principales ferias en todo el mundo, conquistando también el comercio exterior.

Actualmente, Inoar exporta a más de 40 países y tiene oficinas en más de 30 ciudades alrededor del mundo. La marca tiene una cartera que es sinónimo de esta diversidad, con más de 300 productos entre tratamientos, reductores de volúmenes, valorización de ratas, dermocosméticos, maquillaje y mucho más.

Todo esto porque sus fundadores, desde el principio, entendieron que, junto con cada cliente, viene un nuevo deseo de ver levantar de la silla una nueva persona: más segura, más poderosa, aún más feliz.